La creatividad como habilidad para el aprendizaje

Cada época se distingue por los avances realizados en cuanto a música, arte, ciencia o política, y las personas que están detrás de estos grandes cambios, tienen en común una particularidad. Todos se caracterizan por su poder de expresión (sin importar cómo se manifieste) y su capacidad para innovar, ¿Te preguntas cuál podría ser esta cualidad? A esta habilidad se le llama creatividad.  

¿Qué es la creatividad? 

Muchas veces la creatividad solo se asocia con habilidades artísticas, y este pensamiento no es del todo cierto.  La creatividad se define como la facilidad que tiene una persona para crear o inventar algo. Los artistas, la utilizan para expresar sus pensamientos y críticas referentes algún tema específico y los grandes científicos, desbordan esta cualidad al momento de poner en práctica todas sus ideas.

Las personas que gozan de esta característica, se destacan por cambiar la forma de  hacer algo de manera ingeniosa  y por expresarse de forma libre y decidida. 

Conoce sobre: La importancia de la expresión artística en los niños

shutterstock_1182266389

El papel de la creatividad en la formación de los estudiantes 

Los estudiantes creativos poseen una gran adaptabilidad para los nuevos entornos y se caracterizan por ser muy hábiles y audaces. En el aula se pueden desarrollar diferentes técnicas que promuevan o refuercen esta capacidad, para formar alumnos con alta autoestima, mayor determinación para socializar y con más confianza en sí mismos. 

La creatividad permite también, que los niños sean más expresivos y puedan hablar sin temor de sus sentimientos, así como escuchar a otros siendo receptivos frente a sus dificultades.

shutterstock_440188654

La creatividad en el salón de clases

A continuación, 4 formas para fomentar la creatividad en los niños:

1. Invitarlos a buscar soluciones por ellos mismos

En este caso, los alumnos exploran herramientas que les permitan solucionar algún problema. La educación no solo se basa en repetir constantemente un contenido, sino también en impulsar a los estudiantes a formular preguntas y desarrollar respuestas.

2. Convertir el aula en un espacio que inspire

Existen numerosas actividades que contribuyen con la creatividad. La organización del salón de clases, mover ocasionalmente las mesas de trabajo y trasladar a los estudiantes a otras épocas o situaciones, estimula su creatividad y retención.

shutterstock_393638731

3. Crear una relación donde exista retroalimentación en cada evaluación

Los docentes deben generar una relación cercana con el alumno donde pueda existir la retroalimentación. Cuando el profesor dedica tiempo y espacio para explicarle al alumno donde hubo algún tipo de falla, éste mejora y cambia su forma de trabajo. 

4. Desarrollar actividades innovadoras 

Los proyectos realizados en clases, son actividades que estimulan la creatividad, al igual que los métodos que constituyen el empleo de colores, sonidos, mapas mentales y aprendizaje por asociación. Además, fomentar la participación, genera un aprendizaje activo. 

¿Cómo es la personalidad de los alumnos creativos? 

  1. Son mucho más lógicos e ingeniosos
  2. Poseen la capacidad de adaptarse rápidamente a cualquier situación
  3. Se preocupan por los problemas que forman parte de su entorno 
  4. Tienen un sentido de perseverancia, versatilidad y tolerancia

shutterstock_393638761

En un mundo donde la originalidad y la voz propia son parte de las características de la juventud actual, la educación cumple un papel fundamental en la formación de los estudiantes. Adaptarse a las nuevas técnicas educativas permite que los alumnos se sientan en un ambiente donde no existen los prejuicios. 

En colegios como Thomas Jefferson School, la formación académica va más allá de los métodos tradicionales, para formar a estudiantes íntegros con la virtud de observar oportunidades frente a los desafíos. Conoce más sobre el plan educativo de la institución, haciendo clic en el siguiente botón:

Más Información

comentarios
0